El 30 de enero se conmemora el Día de la no violencia y la paz. Por ese motivo, en nuestro centro realizamos diversas actividades centradas en las personas refugiadas y en la paz interior.

El 29 vinieron varios miembros de la mesa de movilidad de la Diócesis de Málaga, dedicada al trabajo con migrantes y refugiados/as. En dicho encuentro contamos con la presencia de un joven inmigrante que contó su dura experiencia desde que salió de su casa hasta que llegó a Melilla. 

Al día siguiente, se participó en una yinkana preparada por el alumnado de cuarto y dos grupos de primero. En cada estación se trabajaba sobre algún aspecto relacionado con las personas refugiadas y con la paz interior. Después se hacía un prueba y, al superarla, se daba piezas de un puzzle, que al final de la jornada se montó por todos los grupos en la plaza del pueblo.

Pueden verse todas las fotos en nuestro Instagram.